jueves, 31 de enero de 2008

Ahora que me lees..











Once presagios,once desatinos,
tu boca en mis labiostu cuerpo en el mio.
Once verdades,once caricias,
tu pelo en mi ombligo,tu alma sin olvido.
Once despertares,once amaneceres,
deseo y ternura,verdad y cordura.
Once desenfrenos,once silencios,
murmullos que al viento
inundan la voz del desierto.

3 comentarios:

Mario dijo...

11 abrazos.
En Cieza, en Bagdad o en el colmo de cualquier requicio

AMAURI CASTILLO dijo...

Este bello poema, nos pone a viajar en el barco prestado de tus once sentimientos, y te aseguro que uno se siente muy... bien.

Al fin y al cabo, a los soñadores la poesía nos presta sus alas para volar sobre la realidad.

Felicitaciones y gracias por regalarnos una gotita de... miel.


Dr. Amaurí Castillo Rincòn
WWW.UNAVIDAFELIZ.COM
amauricastillo@gmail.com

Anónimo dijo...

...Arreglar la realidad resultaba agotador, pero alguien se tenía que ocupar de ello. El problema era que no nos colocábamos en el lugar adecuado para observar la realidad. Por eso veíamos muertes donde sólo había desplazamientos de la vida.

:)